Hace muchos años que utilizo Booking.com y me había funcionado super bien, puedo decir que nunca había tenido que poner una mala referencia, ni mucho menos tener que hablar con atención al cliente de Booking.com, hasta que me tocó a mí, pero es que, a raíz de ello he visto como esta plataforma de Booking.com da alas a algunos alojamientos que no reúnen las condiciones, la trama es muy sencilla…

Un piso más viejo que la tana, en un edificio más que viejo, dentro de una zona muy marginal, la típica zona a la que nunca entrarías si no la conoces. Al piso le hacen un lavado de cara, pintura para las paredes, cuatro muebles ikea, baño renovado, la cocina no, pero en las fotos no se aprecia y el piso pasa por «muy mono». Como además lleva poco tiempo ofreciéndose, todavía no le ha bajado mucho la puntuación y, las que de verdad han sido malas, no las ponen, como os voy a demostrar.

Ocurre que, como llevo tantísimo tiempo usando la plataforma de Booking.com, ese día me fío un poco más, sobretodo porque he aplicado el filtro de «cancelación gratuita» y tengo la tranquilidad de que tengo unos días para  mirarlo mejor y ya decidir si lo mantengo o lo cancelo, pero al menos, ya tengo bloqueado uno.

Primer engaño de Booking.com: nada más completar la reserva «con cancelación gratuita», zasca, me dicen que me han cargado el importe en mi cuenta, vamos, que ya lo he pagado ¿despiste? noooo, no es que no fuera de cancelación gratuita es que lo era pero ya ha pasado el plazo. Entonces ¿porque salía en cancelación gratuita?

Como ya lo hemos pagado, no nos queda otro remedio que ir. Cuando llegamos, casi se nos cae el alma al suelo, a ninguno de los edificios que había allí me atrevería a entrar. Nos armamos de valor y subimos al nuestro, un bloque medio derruido, con olor a podrido. Nos atiende una extranjera, no habla nada,  se expresa lo justo para que entendamos que ni habla español ni de nada, se va volando, ni siquiera nos cierra la puerta y nos deja allí con todo el susto. El apartamento es como el de las fotos, con su lavado de cara, pero huele a podrido que mata, ni con las ventas abiertas y la cocina está asquerosa. Pero es que, ya no es que el apartamento esté mal, es el entorno.

Decidimos abandonar el apartamento, nos buscamos otro alojamiento, informamos al dueño, quien se niega a abonarnos incluso el importe correspondiente a la limpieza y lo único que nos ofrece es un ambientador. Y nos ponemos en contacto con Booking.com, quienes deniegan cualquier tipo de responsabilidad.

Segundo engaño de Booking.com: no nos deja opinar en la plataforma sobre este alojamiento, por lo tanto, entiendo que, los malos comentarios nunca van a aparecer, por lo tanto, lo están encubriendo y le están ayudando a que más personas sean víctimas, de lo que a mi juicio es una estafa.

Porque este no es el tipo de alojamiento que uno contrata a través de Booking. Y ahora me pregunto: ¿Debe estar este alojamiento en Booking? ¿Quién es el responsable de este engaño? ¿Puedo confiar en Booking?

Pues la respuesta está clara, mientras Booking.com siga anunciando alojamientos como este, haciendo la vista gorda, engañando con la cancelación gratuita y evitando que los comentarios muy negativos aparezcan: No, no me puedo fiar de Booking.com.